Lugares para oír música clásica en Moscú, y no vale citar el Bolshoi… (2ª parte), o La sala con peor acústica del mundo o La cultura del “pelotazo” a la rusa

Este fantástico artículo de Mahlerite-Shosta y el interés generado por el anterior artículo de otras salas musicales en Moscú alternativas al Bolshoi, demostrado por las numerosas visitas que recibe, me han animado a seguir ampliando el mismo, pero asimismo a escribir una continuación, pero en esta ocasión como la antítesis de la primera parte.

Uno de los numerosos nuevos emblemas arquitectónicos de la nueva Moscú de la era Putin que pueden ver los visitantes es la preciosa nueva sala de conciertos Casa de la Música.

Construida en la época final en que la camarilla de la esposa del anterior alcalde de Moscú, la mujer más rica de Rusia, controlaba todas las obras de Moscú y región, es un prodigio de cómo hacer una obra faraónica multimillonaria, con un exquisito gusto estético, con un precioso auditorio central principal todo decorado en madera, pero también con unos resultados acústicos que han conseguido que se la pueda catalogar como la sala de conciertos con peor acústica del mundo.

Obviamente, muchos de los millones presupuestados, se dice, se perdieron por el camino. Y como se dice el pecado, pero no el pecador, aún a pesar de que haya entre 30.000 y 100.000 dispuestas a denunciarlo en voz alta, nos limitaremos a constatar la penosa interpretación de una patética orquesta (la Filarmonia Rusa, bajo la dirección de Maksim Fedotov) del 2º Concierto para piano y orquesta de Rajmáninov.

Este 2º concierto para piano y orquesta fue el que me reintrodujo en el mundo de la música clásica tras escucharlo en concierto en Estrasburgo hace veinte años, tras cuatro inútiles años en el Conservatorio de Música intentando aprender guitarra clásica, pero a su vez por poco se cierra el ciclo con este concierto en la Casa de la Música, pues a punto estuvo de hacer que fuera también el fin de mi pasión por Rajmáninov, a quien salí odiando tras la penosa interpretación de la orquesta esa noche, por no hablar de la triste sonoridad de la sala, que hacía que casi no se oyera la música ni estando a mitad de la sala. Y eso que el pianista, Vadim Rudenko, era bastante decente, pero la mediocridad de la orquesta lo arrastró inevitablemente.

Como aviso para navegantes, para todos aquellos que tengan cierto respeto por la música o vergüenza ajena, no acudan a esta sala, por muy barata que sea la entrada (700 rublos -17 euros- si no es una persona de gran fama, en cuyo caso el precio se dispara), ni aún regalada…

Sólo merece la pena de verla desde fuera. Ea, pues ya tenéis un par de fotos que le hice. A tacharla ya del Foursquare, y a visitar la primera parte, si realmente se quiere oír buena música clásica…

Para reconciliarme con mi querido Sergei Vasílievich, no tuve más remedio que dejar pasar más de un año desde aquel concierto inaugural de la temporada 2010/11, y volver a las fuentes del conocimiento y degustar a Rajmáninov en algunas de las mejores versiones jamás publicadas de su Segundo Concierto para piano y orquesta, Op.18, con los sabios comentarios de mis bitácoras musicales de cabecera:
* Según Sviátoslav Richter y Kurt Sanderling (Orquesta Filarmónica de Leningrado), por Quinoff
* También según Sviátoslav Ríjter y Kurt Sanderling (Orquesta Filarmónica de Leningrado), pero en este caso con los expertos comentarios de Julio Salvador Belda Vaguer
*  Según Vladímir Ashkenazy y André Previn (Orquesta Sinfónica de Londres), por Ernesto Nosthas y el siempre recordado Cuervo López
* Según el propio Rajmáninov y Leopold Stokówski (Orquesta de Filadelfia), según Fernando G. Toledo
* Y quizás mi preferida: Sviátoslav Ríjter y Sviátoslav Wisocki (Orquesta Filarmónica Nacional de Varsovia), en descarga directa

Que las disfrutéis.

Anuncios

Acerca de Alienigena in alia terra

Bienvenido a Alienigena in alia terra. Vivir en otros países conlleva que a veces te sientas como un “extranjero en tierra extraña” o, como acertadamente decían los romanos, alienigena in alia terra. Me encantan la Historia Antigua, el software libre y abierto y la música clásica. En un mundo de “ventanas” y operaciones triunfo, ¿qué mayor sensación de sentirse extranjero en tierra extraña que esta?
Esta entrada fue publicada en Música clásica, Otras historias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Lugares para oír música clásica en Moscú, y no vale citar el Bolshoi… (2ª parte), o La sala con peor acústica del mundo o La cultura del “pelotazo” a la rusa

  1. kutaisov dijo:

    Apuntado queda… aunque me gusta mucho la estética (externa) del auditorio.

    Y Rachmaninov con Richter y Sanderling… vamos, es un “dream team” en toda regla. Aunque tengo por ahí una versión con Mravinsky como director que… ¡uf! (conste que no soy un gran entendido en clásica).

    Venga, me la agencio a ver que tal suena, saludos.

    • Ya me dirás. Y si quieres probar otras, tengo más de una treintena de versiones. Y eso sin contar los CDs que se quedaron en Sevilla sin poderlos ripear.
      En cuanto a la Casa de la Música es un carísimo adorno para la ciudad. Pero luego la interpretación y el sonido, casi inaudible, hicieron que casi saliera llorando. Espera uno veinte años para volver a escuchar la obra emblemática que me recondujo al camino de la música clásica, la obra que me sé de memoria y que es un recurrente para mí en determinados momentos de mi vida… y me hacen eso…
      🙂

  2. Pingback: Lágrimas blancas (estampa anti-navideña) – Cadenza y coda, o De cómo en Moscú en verano no hace frío (ni hay osos por las calles) | Alienigena in alia terra

Los comentarios están cerrados.