El arte en la muerte, o la muerte en el arte (y III)

Cementerio de estatuas caídas, en Moscú

(Imágenes obtenidas de María Antónovna Útkina)

Situado frente al Parque de la Cultura dedicado a Gorki (para los yankis, Gorki Park), justo a la salida de la estación de metro aún cerrada tras el bombazo de los asesinos terroristas islámicos chechenos, recoge algunas de las más emblemáticas estatuas comunistas que se retiraron con la caída de la Unión Soviética.
Si bien ni mucho menos se han retirado todas las estatuas comunistas, este Cementerio de Estatuas Caídas sirve de recordatorio de lo que fue.

Un ejemplo moscovita de estatua inmensa de Lenin aún “en activo”, en la Plaza Oktiábrskaya de Moscú.

Y otro ejemplo de estatua inmensa leniniana peterburguesa.

De entre todas estas estatuas del cementerio de estatuas caídas, destaca una especialmente, por ser muy simbólica: la de Félix E. Yeryínski (Dzherzhinski, en la transcripción fonética anglosajona), que estaba situada en Lubiánka frente al edificio de la KGB que él fundó (entonces, se llamaba CheKá), y que fue tirada por los ciudadanos de Moscú durante la caída de la Unión Soviética.
Hoy en día, a pesar de las noticias de la tele (sólo sacan las noticias llamativas, igual que de España sacan los bombazos de ETA, desgraciadamente), no hay nostalgia comunista.
Sólo hay cuatro gatos que viven en un mundo aparte, como éstos.
Lo que sí hay es gente, sobre todo anciana o desfavorecida, que lo pasa mal, y que en pleno capitalismo salvaje en el que está instalada Rusia, rodeada de nepotismo y corrupción, anhela cualquier cosa que les dé una cierta seguridad, y ahí (y en la educación y la cultura) es cierto que la URSS sí fue más igualitaria que lo que hay ahora. Pero no hay anhelo político de comunismo en absoluto, sino deseo de protección y bienestar social, que ahora brillan por su ausencia.

Estatua caída de Yeryínski en el cementerio de estatuas caídas

Otras estatuas caídas…

La moderna estatua de Pedro I el Grande en el río Moscová se impone sobre las viejas caducas estatuas comunistas…

Anuncios

Acerca de Alienigena in alia terra

Bienvenido a Alienigena in alia terra. Vivir en otros países conlleva que a veces te sientas como un “extranjero en tierra extraña” o, como acertadamente decían los romanos, alienigena in alia terra. Me encantan la Historia Antigua, el software libre y abierto y la música clásica. En un mundo de “ventanas” y operaciones triunfo, ¿qué mayor sensación de sentirse extranjero en tierra extraña que esta?
Esta entrada fue publicada en Otras historias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.