El arte en la muerte, o la muerte en el arte (II)

Cementerio de Novodiévichi, en Moscú

Monasterio de Novodiévichi (Moscú), Patrimonio de la Humanidad

Cementerio de Novodiévichi
El cementerio anexo al complejo del monasterio incluye, entre sus 27.000 tumbas, las de muchas grandes personas ilustres tanto nacionalmente como a nivel universal. Guarda no menos de 200 tumbas de personas ilustres. Se resumen aquí sólo las más conocidas, sobre todo en Occidente, fuera de Rusia.

        

Actores, artistas y cantantes especialmente famosos de finales del s.XX en Rusia

    

Borís N. Yéltsin, Primer Presidente de la Federación Rusa

Andréi N. Túpolev, ingeniero aeronáutico, fundador de la empresa de aviación

Raisa M. Gorbachova (con el espacio previsto para Mijaíl S. Gorbachov)

Mstislav L. Rostropóvich, el mejor violonchelista desde Pablo Casals

Sviátoslav T. Ríjter (Richter en la transcripción original alemana del apellido).
Probablemente el mejor pianista del siglo XX, a decir de la mayoría de expertos.

David F. Óistraj, uno de los mejores violinistas del pasado siglo

Nikita S. Jrushchóv, único líder de la URSS enterrado fuera de las murallas del Kremlin.
Continuador de la obra genocida de Stalin, su monumento funerario fue hecho por un artista represaliado por el propio Jrushchóv. El blanco y el negro son representativos de la luz y la oscuridad, del bien y el mal (su busto, curiosamente, es de color negro).

Emil G. Gilels, uno de los mejores pianistas del siglo XX

Asaf M. Messerér, bailarín, maestro de ballet y coreógrafo del Bolshoi. Tío de Máya M. Plisiétskaya.

Sergéi Eizenshtéin (erróneamente transliterado como Éisenstein).
Director de cine soviético muy influyente en las generaciones posteriores. Su película más famosa en Occidente es El acorazado Potiómkin.

Sergéi S. Prokófiev

Alexandr N. Scriabin

Pável M. Tretiakóv
Hombre de negocios, mecenas, coleccionista de arte y creador de la Galería Nacional de Arte, que donó al pueblo de Moscú y que hoy se conoce como la Galería Tretiakóv, la más importante de Rusia tras el Ermitage, y la mejor en arte ruso, sobre todo de los Itinerantes (entre ellos, Iliá Y. Répin -enterrado en su casa de campo-, Isaac I. Levitán, Valentín A. Seróv, Mijaíl V. Nésterov, Iván I. Shíshkin -enterrado en San Petersburgo-, principalmente).

Vladímir V. Mayakóvski, escritor futurista soviético

Viácheslav M. Mólotov
Ministro de Asuntos Exteriores de Stalin, y uno de sus más sanguinarios secuaces. Mólotov es un seudónimo a partir de “mólot” -martillo-, que se traduciría muy libremente como “Martíllez”.
Firmó, junto a su homólogo alemán, el famoso Pacto de no agresión Ribentropp-Mólotov, que luego Alemania no respetó.
Una actuación y una frase suya en la guerra de independencia finlandesa sirvieron de base para darle su nombre al famoso “cóctel molotov“.

Dmítri D. Shostakóvich

Alexéi K. Tolstói, escritor
A la sombra del otro Tolstói, León Tolstói (enterrado en su finca de Yásnaya Poliána), es bastante reconocido en círculos literarios.

Isaac I. Levitán, pintor

Mijaíl A. Bulgákov, escritor
Autor de la mejor novela rusa del siglo XX, El maestro y Margarita (también conocida a partir del ruso como Máster y Margarita), publicada 30 años después de su muerte.
Su propia vida fue un constante desafío a la muerte, dado que era muy satírico contra el poder soviético y la burocracia, en plena época de las purgas estalinistas; probablemente le salvó que Stálin vio uno de sus dramas de joven (La guardia blanca) y le gustó mucho. En la propia El maestro y Margarita se lleva al extremo esa sátira, pues en plena Moscú soviética aparecen el demonio y sus secuaces, brujas volando en escobas, y los otros dos principales personajes de la obra, aparte del diablo (Voland), el maestro y Margarita, son Jesús y Poncio Pilatos… Completamente surrealista en pleno mandato de Stálin….

Antón P. Chéjov

Konstantín S. Alexéyevich, conocido bajo el seudónimo de Stanislávski
Actor y director teatral, creador del famoso Método Stanislávski.
Con su método, puso en valor las obras de Chéjov, que acababan de ser estrenadas con un fracaso, y gracias a él fueron un gran éxito. Chéjov escribió muchas de sus obras expresamente para Stanislávski. A su vez, Bulgákov también colaboró durante bastante tiempo con Stanislávski y su compañía.

Tumbas de Stanislávski y Chéjov vistas desde la de Bulgákov. Casualidad o no, los tres se conocieron y tanto Chéjov como Bulgákov colaboraron con Stanislávski.

Nikolái V. Gógol, uno de los más famosos escritores y “cuentistas” rusos, al nivel de los más grandes, aunque inexplicablemente aún bastante desconocido en Occidente.

Valentín A. Seróv, pintor

No sólo hay personas ilustres de las artes, la cultura, la sociedad y la política. También hay personas a quien se les ha reconocido algo meritorio para estar aquí enterrados, y especialmente, en época soviética se enterraron aquí a muchos “héroes” y personas afines al partido. También, por casualidad, encontré estos nichos, donde hay dos españoles enterrados en Novodiévichi, miembros de la OIT y el PC españoles: Juan José Morato y Saturnino Atienza Barneto.

Otras imágenes del recinto (cortesía de M.A.Útkina)…

Hay otras muchas tumbas de gran valor artístico, pero pertenecientes a personalidades poco conocidas fuera de Rusia o incluso dentro de Rusia.
Dado que el objetivo era mostrar las tumbas de los artistas (preferentemente músicos y escritores clásicos), no se le podía dar cabida, porque habría resultado inacabable.
Quizás en otra ocasión…

Acerca de Alienigena in alia terra

Bienvenido a Alienigena in alia terra. Vivir en otros países conlleva que a veces te sientas como un “extranjero en tierra extraña” o, como acertadamente decían los romanos, alienigena in alia terra. Me encantan la Historia Antigua, el software libre y abierto y la música clásica. En un mundo de “ventanas” y operaciones triunfo, ¿qué mayor sensación de sentirse extranjero en tierra extraña que esta?
Esta entrada fue publicada en Música clásica, Otras historias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.